EL JUEGO DE LAS LLAVES, EN PROCESO DE EDICION



Por fin mi segunda novela va a ver la luz. Ya casi  no me acordaba lo que era eso de publicar, de 
todo lo que con lleva la confección de un libro “en papel” y de poder lograr un resultado digno que, vosotros lectores, vais a someter a juicio. Han pasado algo más de veinte años desde aquella aventura que supuso el lanzamiento de mi primera novela
Creo que han cambiado pocas cosas desde entonces, tanto en lo que se refiere a la génesis de la novela como a su proceso de edición.
En aquella ocasión fue necesario que mis actividades laborales se detuviesen merced a un accidente de montaña en el que me rompí ambas piernas. La obligada inmovilidad constituyó el revulsivo necesario para construir el mundo en el que vivió Ángela. En esta ocasión no fue un accidente sino el fantasma del desempleo y sus ociosas consecuencias quienes me empujaron a “reinventarme”  cambiando varias veces de ocupación y, claro, a disponer del tiempo necesario para poder dar forma a El juego de las llaves.
 Ya no recordaba el arduo trabajo que conlleva la edición. Las correcciones, el descubrir posibles erratas y una maquetación digna del libro son tareas laboriosas pero muy necesarias para que el resultado sea satisfactorio. He contado también con la desinteresada contribución de mi amiga Amor Pérez Bea para la confección de la portada que dice mucho de la historia que vais a encontrar en el interior de la novela. Cuento también con grandes amigos que colaborarán en este proyecto y que se irán subiendo al carro poco a poco. Gracias a todos.

Espero que el trabajo merezca la pena y que durante el mes de septiembre El Juego de las llaves vea por fin la luz.



SINOPSIS DE LA NOVELA


El encuentro fortuito entre dos antiguos vecinos, Malena y Álvaro, cuyas vidas han tomado caminos muy distintos, hace que esos sentimientos de juventud que parecían aletargados, despierten de repente sin hacerse partícipes mutuamente de aquello por los que sus corazones latían y que siempre habían callado. La casualidad, unida al choque emocional que ha supuesto el encuentro, que no es sino una exhumación de nostalgias y pasiones, les lleva a rescatar de la memoria un inocente juego de pistas y premios que de niños practicaban. Lo que parecía un nuevo acercamiento entre ellos, ya cuarentones, no será sino un ir y venir de pasiones y fiestas de máscaras jugando de nuevo sin pretenderlo “a las llaves”. La fogosidad de una Malena apasionada y las nuevas circunstancias personales y profesionales de un misógino y apocado Álvaro, alternan entre distintos personajes y situaciones que hacen que se descubran algunas de las parcelas más sórdidas de la soledad y el ansia humana que tratan de cubrir con esperanzas falsas.


s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario